¡Persecución!

Publicado en  www.terciocatolico.com
(February 3rd, 2009)
Sí, con todas las letras: la persecución se desata. La apostasía de la sociedad, a través del Estado aconfesional, no es más que un paso para la persecución. Y si no, aquí el ejemplo:

Fuente (Peridosta Digital):” La Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados debatirá y votará hoy una batería de medidas, presentadas por el grupo parlamentario formado por ERC, IU e ICV, en las que se pide al que ‘no se trate de forma privilegiada a la Iglesia católica’, que los bautizados puedan darse de baja del catolicismo ‘de forma rápida’ y que se elimine el crucifijo y la Biblia de las tomas de posesión de los ministros.

Este grupo pide al Gobierno, en una proposición no de ley que ‘adopte las reformas legales oportunas y lleve a cabo acuerdos con las diferentes confesiones para establecer un procedimiento que permita de forma rápida y con garantías causar baja de las religiones’, hecho que debe ir acompañado ‘de la supresión de los datos personales que obren en sus registros’.

El texto del grupo señala que la apostasía, ‘el único medio que la Iglesia Católica reconoce para que una personas bautizada deje de pertenecer a ella’, es un derecho recogido en la Constitución española e internacionalmente, aunque en la práctica -aseguran- es un proceso ‘muy lento e incierto’ y ‘la mayoría de los casos quedan sin constancia ni efecto alguno’.

El grupo destaca que ante los ‘impedimentos’ puestos por algunas parroquias y arzobispados para apostatar, las personas que quieren dejar de pertenecer a la fe cristina se han visto obligados a acudir a los tribunales para que la Iglesia borre sus datos personales del registro bautismal.”

Está claro. O el Estado se subordina al magisterio de la Iglesia, o es la Iglesia la que se subordina al “magisterio” del Estado, pero el equilibrio de la aconfesionalidad es una falacia, el único equilibrio posible es, como lo demuestra la Historia, el de la Unidad Católica.

¿Y por qué persecución? Porque que el Estado pretenda legislar en una sociedad distinta a él es una injerencia que elimina la autonomía de esa sociedad, por lo que, o bien esa sociedad no tiene autonomía; o si la tiene la injerencia no es más que una persecución. De las formas de la persecución, la primera es la del orden público, la última la de la eliminación sistemática de los que confiesen públicamente la Fe, y de esto, lo que promueven estas medidas saben un rato, lo que es una abominación es que el pueblo español haya olvidado tan rápidamente el sufrimiento de las checas, los paseos y las sacas. Y lo que es peor, que estos partidos (a los que hay que incluir el Psoe) –en el supuesto de que el sistema de partidos hubiera sido un mal menor aceptable– que jamás, presten atención, jamás debieron ser legales en España. ¡Ay! de aquellos que nos trajeron estas pestes, ¡que asco!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: